El que rompe paga

Vuelve a aparecer un nuevo Campo de Agramante en el sistema financiero español, en concreto en las Cajas de Ahorros. Estas entidades, según estimaciones, tienen un agujero muy alto: según unos 26.000 millones de euros; otros lo llegan a estimar en 60.000 millones. Esta perforación del sistema financiero está ejerciendo como agujero negro en la economía española. Se está tragando los deseos de colocar deuda soberana a precios razonables. Pero además, como no tienen dinero, no pueden prestar, con lo cual la rueda de la economía no se pone en marcha. El Gobierno, que parece haber despertado del letargo que tenía y haberse dado cuenta de que la crisis es básicamente estructural, quiere agarrar el toro por los cuernos, inyectarle dinero a estas entidades y con ello, sentarse en los consejos de administración, que con el nombre de cajas o de bancos, se vayan formando.

Se está comentando en la prensa que el director general de esta corporación financiera, el señor Fainé, en nombre de la entidad que representa se opone a que el Gobierno se siente en los consejos de administración. Quieren el apoyo económico, pero la administración de estas entidades financieras, debe seguir en manos de las administraciones autonómicas y los sindicatos. En definitiva, que todo siga igual. Ellos tienen sus razones: les interesa a las comunidades porque tienen sus propios bancos. Los políticos se pueden nutrir fácilmente de ellas para los proyectos que estimen.

Una vez más nos volvemos a encontrar con el Campo de Agramante. Cada uno busca sus intereses. Pero ¿quién tiene razón?. La frase que sirve de título, nos da la respuesta: a) la mala gestión de sus consejos de administración exige que se vayan a la calle; b) si el Estado pone dinero, parece lógico que vigile desde el consejo y decida, a través de representantes del Banco de España, la gestión del negocio

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Campo de Agramante

Por campo de Agramante se entiende en español el lugar en el que hay mucha confusión y nadie se entiende. Don Quijote utiliza esta expresión en la venta en la que se encuentra para referirse al gran lío y confusión que se forma con el famoso yelmo de Mambrino. De aquí la expresión ha pasado a utilizarse para referirse a la confusión que se produce cuando las opiniones son distintas, de tal manera proferidas que no buscan la verdad, si no el enredo y la confusión. Pues bien, en campo de Agramante se ha convertido el espacio de la política española en los últimos tiempos. Sobre culaquier tema que cojamos: pensiones, jornada laboral, estado de las entidades financieras…etc. las opiniones son totalmente diferentes entre la oposición, los sindicatos y el gobierno. Basta que uno diga una cosa para que el otro diga la contraria, jamás se pueden de acuerdo. Ante esto ¿qué podemos hacerlos ciudadanos? . Personalmente creo que no se trata de pasar de los temas. Alguien tiene que aproximarse más a la verdad. Basta con llevar a sus últimas consecuencias las opiniones de cada uno para ver quién puede tener razón. Basta con ver a dónde nos lleva la opinión de uno y la opinión de otro. ¿Qué opinión de las que se defiende soluciona más problemas?. Entiendo que la elección debe venir por esa vía

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario